ETIQUETA META PARA VERIFICAR ESTADÍSTICAS CON GOOGLE WEBMASTER

lunes, septiembre 11

 

Un festival para todos los sentidos

Pincha la imagen para ver el álbum en Flickr con las últimas fotografías actualizadasLos puestos se suceden uno detrás de otro a lo largo y ancho de la calle Defensa que pica hacia arriba, lo que permite ver el final. Es una ensalada de colores: un placer; son colores vivos y chillones. Extremadamente alegres. Y contribuye, sin duda, a transmitir ese júbilo, el bullicio de los cientos de turistas que se la recorren. Sus voces, gritos y admiraciones se confunden con el acento porteño de los vendedores de los puestos. Un poco más arriba se oye música. Una pequeña orquesta toca -armada de violines, chelos, clarinetes, trompetas, bandoneones y hasta de un piano- distintas piezas. Si sigues caminando en menos de cincuenta metros notarás como poco a poco el sonido de la orquesta se funde con otro distinto que va apagando el anterior para terminar ocupándolo todo. Una pareja tocan, sentados en el suelo, unos timbales. Y si sigues, en apenas otros cincuenta metros esa música se funde con la de una pareja que baila tangos en plena calle envuelta en un círculo de curiosos... Otra orquesta... Una banda de rap... Un porteño que toca tangos... La tercera orquesta... Un joven haciendo juegos de magia... Otra pareja que baila...

En este enorme mercado se puede comprar casi cualquier pieza de artesanía, cuadros, fotografías y por supuesto antigüedades. Algunas sorprendentes. Objetos de plata: muy fríos. Sifones de los que aparecían en las tiras de Mafalda. No en vano, ella vivía aquí. Cámaras fotográficas de museo. Tomavistas de aquellos con los que perpetuábamos imágenes movidas y decoloradas. Tienes que cogerlo todo con mucho cuidado. Y pesan. Libros con más historia que sus propios autores de páginas amarillas que casi, casi, te arañan al pasarlas.

Y de los asadores sale un fuerte olor a parrilla. Aunque vengas sin hambre a la fuerza se te abre el apetito. Entonces eres todavía más sensible a ese olor. Y al del pan recién hecho y las empanadas que sale de los hornos. En unos puestos muy pequeños se exprimen las naranjas más naranjas que había visto nunca. Hoy hace calor y el zumo refresca. Por lo menos, durante un rato. Porque cuando no puedes más, decides entrar en el siguiente sitio de comida. El que sea. Buenos Aires es uno de los sitios en donde mejor se come... y más barato, al menos para los españoles. 'Bifé de chorizo, con milhojas de papa, una Quilmes, y después una marquisse de chocolate, muchas gracias...'

Manu, en
La espada oxidada, dedicó hace un tiempo un post a cada uno de los cinco sentidos. Aquéllos me sugirieron la idea de escribir algo como esto. Efectivamente, como dice mi pequeña guía de bolsillo, el mercado de San Telmo, todos los domingos en la Plaza Dorrego de Buenos Aires, es un festival para todos los sentidos.

(Ver las últimas fotografías actualizadas en Flickr)


Comentarios enviados:
Madre mía! Sergio lo pintás de maravillas!! Me dieron unas ganas tremendas de estar allá! y no sabés las ganas de comerme un asaditoooooooo!!!

disfrutá disfrutá mucho!!!

Qué envidia!
besos!


 



Hola MIB,
Te añado a la lista de gente a la que voy a enviar fotografía de un impresionante asado... algo es algo... no puedo hacer mucho más!


 



Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?